Dieta de mantenimiento

La información aquí contenida no intenta ser un substituto del CONSEJO MÉDICO PROFESIONAL, por lo que se recomienda al Usuario buscar siempre el consejo de su médico particular u otro profesional de la salud cualificado antes de comenzar cualquier nuevo tratamiento o ante cualquier inquietud relacionada a su salud o condición médica. Particularmente, el Usuario no debe descartar nunca el consejo médico profesional así obtenido por alguna información que hubiera podido hallar en este Sitio.

La dieta de mantenimiento es un tipo de dieta que permite mantener en peso ideal en el que la persona se siente satisfecha y a la vez aporta energía y vitalidad al organismo.

La clave de la dieta de mantenimiento radica en las características de los alimentos que la componen ya que  se trata de sustancias y alimentos que sin tener grasa, son capaces de aportar toda la energía que el cuerpo necesita.

Esta dieta se puede realizar durante un mes, aunque si se sigue muy estrictamente y se combina con la realización de algún tipo de ejercicio físico, puede que se produzca una pérdida de peso de hasta tres kilos durante el período que dura la dieta de mantenimiento.

Procedimiento

Para desayunar

Un yogur natural con copos de maíz y pasas.
Dos tostadas Con margarina y miel.
Dos lonchas de jamón.
Té o café.

Para comer

Un bistec a la plancha.
Ensalada vegetal.

Para cenar

Ensalada de frutas con arroz.

Para asegurarse de obtener unos resultados satisfactorios es aconsejable beber dos litros de agua diarios y además realizar algún tipo de ejercicio físico de forma regular y moderada contribuyendo no solo a que la dieta sea más efectiva, sino que también permite tener una buena calidad de vida.

También te puede interesar:



Secciones