Ir al contenido

Recetas, Gastronomía y Cocina

Guarniciones para todos los gustos, imprescindibles para realzar platos

Siempre se ha dicho que la comida entra por los ojos.

En la cocina moderna, las guarniciones se han convertido en imprescindibles por sus innumerables posibilidades y por cómo realzan las recetas, exhibiendo delicadas presentaciones. Sin embargo, es importante saber qué alimentos combinan bien entre sí para conseguir, no sólo que un plato parezca sabroso, sino que también lo sea.

A la hora de elaborar las recetas, se puede dar el toque final añadiendo junto al ingrediente principal un acompañamiento que, en ocasiones, puede adquirir tanta importancia como el plato en sí. Tan sólo conviene tener en cuenta si se cocina carne o pescado, porque las guarniciones variarán en sabores y consistencia.

Estos acompañamientos pueden ir desde lo más sencillo, como un puré de patatas o unas zanahorias glaseadas hasta lo más elaborado.

Dentro del terreno de las carnes y si se preparan asados, un buen acompañamiento son las patatas asadas mezcladas con queso cremoso, los calabacines rellenos con brécol y zanahorias o unos champiñones rellenos. Si se desea una guarnición original para un asado, se pueden servir peras cocidas rellenas de grosellas, ya que son muy vistosas y acompañan bien el sabor de la carne. Las bolitas de patata y almendra resultan exquisitas con rosbif, redondo o carnes asadas, pero si se preparan carnes de sabor fuerte como la caza, el complemento perfecto es la escalibada, elaborada a base de berenjenas y pimientos rojos.

guarniciones

Compensar sabores

Cuando el plato contiene un chuletón de ternera o un entrecot, los pimientos verdes añaden su toque de sabor característico pero hay que servirlos muy calientes y con la carne recién hecha. Si la receta está elaborada a base de carne de ave, se puede acompañar de unos rollitos de beicon, sujetos con un palillo y dorados al horno que también se servirán muy calientes.

Unas tartaletas de maíz cocido con nueces y pasas son el complemento perfecto de las carnes de cerdo. Su secreto está en rellenarlas cuando están calientes y sacarlas a la mesa con la carne antes de que se enfríen. También se puede acompañar este tipo de ingrediente con una guarnición a base de cebollas y manzanas verdes cortadas en láminas y cocinadas a fuego suave con una cucharadita de polvo curry.

guarnicion-pescadosPara acompañar platos cuya base es el pollo, resultan muy sabrosas unas bolitas de manzanas verdes y de remolachas cocidas, colocadas en una sartén con manteca y un poco de azúcar y removidas hasta que se glaseen. Cuando se preparan carnes a la plancha, una opción es acompañarlas de aros de cebolla, sumergidos en una masa de harina y huevo y fritos en aceite abundante.

Las salchichas de Frankfurt son otra posibilidad sencilla que, además, es muy adecuada para platos de huevos o pescado. Se pueden servir calentando previamente salsa de tomate y agregando las salchichas cortadas en trozos. Se añade un poco de albahaca y pimentón y se dan varias vueltas rápidas para que éste último no se queme.

Verduras para el pescado

Los pescados también admiten opciones diversas.

Con las recetas a la plancha se pueden preparar unos tomates horneados y rellenos de arroz cocido. Unas patatas en rodajas, rebozadas en harina y huevo y posteriormente horneadas con queso rallado y nata líquida realzan el sabor de los pescados asados, pero si la opción es preparar el ingrediente rebozado, se puede sorprender a los comensales haciendo unas tortillas de hierbas muy finas. Una vez terminadas, se colocarán una encima de la otra, se enrollarán y se cortarán en tiras de medio centímetro, ofreciendo una presencia visual diferente.

Los espárragos verdes fritos son un clásico en este tipo de platos, ya que casan a la perfección con todo tipo de pescados y lo mismo puede decirse de los volovanes calientes rellenos de huevos revueltos.

Para los pescados blancos, que suelen asociarse con dietas más ligeras, las verduras fritas complementan muy bien, son sencillas de presentar y además permiten la imaginación personal a la hora de combinar sabores. Tan sólo es necesario lavarlas y secarlas bien, para después cortarlas en tiras finas y pasar por la sartén. El pisto, además de ser un excelente primer plato, puede servirse sobre pequeños panecillos y convertirse en acompañamiento. Otro comodín es la pasta fresca, mezclada con un poco de mantequilla y unas tiras de beicon.

En cuanto a los pescados azules, suelen servirse con atados de verduras. Estos se preparan cortando zanahorias y judías verdes en bastones del mismo tamaño. Se cuecen al vapor hasta que estén hechas, pero dejándolas un poco enteras. Luego se escurren, se atan con rabitos de perejil y se rocían con un poco de mantequilla derretida.


Votación:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Votos: 12) 5,00 sobre 5
Loading...
Visitas totales: 30


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog | Anúnciese en Arecetas | Mapa Web | Contactar | Información legal | Política de Cookies

Arecetas 2002 - 2019 Síguenos en: facebook twitter blogger
Nuestros portales: Arecetas.com | Tnrelaciones.com | Publiboda.com | Ablysex.com