Dieta ornish

La información aquí contenida no intenta ser un substituto del CONSEJO MÉDICO PROFESIONAL, por lo que se recomienda al Usuario buscar siempre el consejo de su médico particular u otro profesional de la salud cualificado antes de comenzar cualquier nuevo tratamiento o ante cualquier inquietud relacionada a su salud o condición médica. Particularmente, el Usuario no debe descartar nunca el consejo médico profesional así obtenido por alguna información que hubiera podido hallar en este Sitio.

También conocida como vegetariana y, por lo tanto, vigorosa.

En esta dieta los cereales, leguminosas, semillas, frutas y vegetales son los actores principales. Carnes, aves, peces y mariscos están descartados, aunque sí se acepta el consumo de huevos y derivados de la leche porque tienen proteínas que, eventualmente, pueden reemplazar las de la carne. Las ventajas de esta dieta es que fomenta el bajo colesterol y previene enfermedades del corazón. Es necesario consultar al nutricionista antes de iniciarla, y dura una semana

- Consumir diariamente hasta siete vegetales de diferentes tipos (crudos en ensaladas y cocidos en caldos o enteros).

- Comer a diario un mínimo de tres frutas (tres a cinco raciones).

- Procurar incluir las leguminosas y los cereales en la dieta semanal. El maíz, arroz, habas, porotos, avena y lentejas, no pueden faltar. Incluso es recomendable comer algo de esto todos los días.

 

- Minimizar las frituras. Reemplazarlo por opciones horneadas, asadas, guisadas o tostadas. El aceite es importante, pero en su forma natural, como se da en la nuez, almendra o piñón.

- Disminuir gradualmente el consumo de carne y grasa animal. De lo contrario, se la puede acompañar con vegetales.

- No olvidar nunca en la mesa los alimentos frescos y orgánicos.

 

También te puede interesar:



Secciones