Chirimoya

 La chirimoya unas veces tiene forma redonda y otras cónica, pero de manera acorazonada. Su piel es de color verdoso claro y esta cubierta de dibujos en forma de tetillas más o menos marcadas. Su pulpa es de color blanco, cremosa, formando ligeros grumos de un aspecto gelatinoso y transparente que alberga diversas semillas de color negro brillante. El sabor de su carne, blanca y perfumada, es muy dulce. No tiene otra aplicación la chirimoya que ser consumida al natural y para ello es necesaria su perfecta maduración, que se consigue a los pocos días de ser cosechada.

Su componente mayoritario es el agua. Destaca su aporte de hidratos de carbono, entre los que predominan la glucosa y fructosa.

Es pobre en grasas y proteínas, pero dado su alto contenido de azúcares, su valor calórico es bastante elevado.

CHIRIMOYAS

Respecto a otros nutrientes, es buena fuente de potasio y vitamina C.

Su aporte de fibra mejora el tránsito intestinal y beneficia a múltiples alteraciones y enfermedades.

También te puede interesar:



Secciones