Denominaciones crianza, reserva y gran reserva

Se exigen unos tiempos mínimos de crianza en barrica y botella para que los vinos se denominen crianza, reserva o gran reserva. Así un crianza es un vino de tercer año que durante este tiempo haya permanecido al menos durante un año en barrica. (El resto del tiempo ha podido estar indistintamente en depósitos, barricas o botellas). Un reserva es un vino de cuarto año con una crianza, sumando el tiempo en barrica y botella, de tres años de los que al menos uno debe ser en barrica. Sin embargo, muchas bodegas superan ampliamente estos tiempos ofreciendo con la denominación crianza o reserva vinos que por su crianza podrían denominarse reservas o grandes reservas.

También te puede interesar:



Buscar


Secciones