Cómo cocer gambas

Ingredientes: agua y sal

Para cocer gambas debe coger una olla bien grande (en función de la cantidad de gambas). Hay que llenarla de agua hasta un poco  más de la mitad. Hay que  echar tres puñados grandes de sal gorda, para hacerse una idea de cuando decimos grande: en una mano coges el paquete de sal y en la otra con la palma abierta hacia arriba la llenas todo lo que pueda hasta que se  caiga la sal por los lados. Hay que esperar a que el agua empiece a hervir. Cuando el agua está hirviendo, hay que echar todas las gambas que quepan, casi hasta arriba de la olla, pero que todas las gambas estén dentro del agua.

Ten preparado otro recipiente grande con agua fría y cubos de hielo. Al echar las gambas el agua dejará de hervir. Con las gambas echadas, en cuanto vea que el agua empieza a moverse y empiece a hervir sacas una gamba,  la metes en el agua  fría unos segundos y las pruebas que seguramente ya estarán, si ves que está un poco cruda habría que dejarla un minuto o dos más. En cuanto vea que  estén hay que sacar todas las gambas  y meterlas  en el agua fría. Así se desprende la carne de la piel y después se pelarán mucho mejor. Con que estén tres minutos en agua fría es suficiente y ya se podrían  sacar para colocarlas en el plato o bandeja donde se va a servir. Si no cabe todas las gambas de una vez en la olla, la puedes ir haciendo por partes, teniendo en cuenta que cada dos montones que hayas cocido debería volver a echar un puñado de sal nuevamente.

Hay que estar pendiente porque cada vez que eches una tanda de gambas en el agua fría, esa agua se pondrá caliente, así que para la siguiente tanda debería tener preparada otra vez agua fría.

También te puede interesar:



Buscar


Secciones