Chinchulines y tripa gorda

Tienen que ser de animal muy joven. Hay que lavarlos y escurrirlos bien. En el caso de la tripa gorda, último tramo del intestino grueso del animal, para desgrasarla se da vuelta la parte interna y se raspa con un cuchillo, se la lava y se aconseja luego rociarla con jugo de limón y se deja a macerar unos veinte minutos. Se la corta en trozos de unos 15 centímetros, se los escurre, sala y se los pone a la parrilla a calor moderado hasta que se noten tiernos, entonces, se los pasa a dorar a brasas vivas. En el caso de los chinchulines (el intestino delgado) tenemos que tener en cuenta que tienen en uno de sus bordes grasa en abundancia. Se debe quitar la mitad de la grasa todo a lo largo con un cuchillo bien afilado. Se deja la grasa restante para que al cocinarlos no queden secos y duros.

También te puede interesar:



Buscar


Secciones