TIRAMISU VENECIANO

Ingredientes

  • 36 vainillas
  • 150 gramos de azúcar
  • 250 gramos de queso Mascarpone
  • 150 cm3 de crema de leche
  • 3 huevos
  • 10 gramos de gelatina sin sabor
  • Café fuerte cantidad necesaria.
  • Cáscara rallada de 1 naranja
  • Chocolate rallado
  • Cerezas confitadas
  • Ramitas de menta fresca para adornar.

Preparación

Separar las claras de las yemas. Batir la crema de leche a punto medio.

En un bol batir las yemas con el azúcar con batidora eléctrica hasta que estén muy esponjosas.

Agregar el queso (que debe dejarse una hora antes a temperatura ambiente), la ralladura de naranja y la crema de leche batida.

Mezclar para unir bien.

En otro bol batir las claras a nieve muy firme.

Disolver la gelatina en un poco de agua y calentar suavemente.

Incorporar a la preparación anterior y mezclar bien.

Por último unir las claras a nieve, con movimientos suaves, a la mezcla de queso.

Tapizar una asadera de 24x34cm. con la mitad de las vainillas, remojando cada una en café, cubrir con la crema de queso emparejando con una espátula.

Poner encima otra capa de vainillas remojadas en café y terminar con el resto de crema de queso.

Cubrir la superficie con ralladura de chocolate y decorar con cerezas confitadas y ramitas de menta fresca. Enfriar una noche.

También se puede servir en copas anchas, cortando las vainillas convenientemente y siguiendo el mismo procedimiento.

Rinde 8 copas grandes.

Votos Totales: 128

Visitas: 148

Buscar Término


Autor

Características

  • Alimento base: Queso Mascarpone
  • Dificultad: Media
  • Tiempo preparación: 60 min.
  • Comensales: 8
  • Estacionalidad: Todo el Año
  • País: Italia
  • Comunidad: Véneto
  • Típica de: Italia
  • Provincia: Venecia
  • Microondas: No
  • Celiacos: No
  • Afrodisiaca: No
  • Thermomix: No
  • Niños: No
  • Light: No
  • Vegetariana: No

Mas Datos sobre la Receta

Su nombre en italiano significa "levántame" y en realidad originariamente era el nombre de una crema al café. Inventada en Venecia, según cuenta una leyenda, por una "madame", para los ricos comerciantes de la ciudad que frecuentaban su casa, les ayudaba a reponer energías y afrontar las frías noches de invierno, gracias a su poder altamente nutritivo. Esto se debía a las calorías que aportaba el exquisito queso Mascarpone y los huevos y al efecto estimulante del café.

Adaptado a los tiempos modernos, es un postre muy rendidor y, si bien lleva muchos ingredientes y una buena dosis de tiempo, vale la pena hacerlo, es delicioso.

Recetas Relacionadas