Buscador Arecetas


Niños vegerarianos ¿Niños sanos?

Problemas de crecimiento, contextura y desarrollo podrían tener los menores que no consumen carne. Bueno, eso al menos dicen algunos, porque otros postulan que esa práctica no acarrea problemas. Es más, dicen que justamente por el hecho de comer animales los otros están expuestos a una mayor cantidad de enfermedades.

Está claro. En una familia de padres vegetarianos es mucho más probable que sus hijos también lo sean. La realidad es que depende de los dueños de casa la alimentación que consumen los niños cuando son pequeños: ellos compran la comida y ellos deciden el menú. Adultos que han optado por la abstinencia carnívora por convicciones religiosas, filosóficas o porque no les gusta que se maten animales para que ellos se alimenten.

En estos tiempos, a diferencia de hace algunos años, no es tan extraño encontrarse con personas que son vegetarianas. Mucha gente no entiende muy bien cómo sobreviven ni de qué se alimentan. Esta forma de vida, que para muchos es difícil de comprender, también la practican niños a instancias de sus padres. Y ahí viene un inmenso debate entre los que creen que es imposible criar a un pequeño bien alimentado sin carne y quienes piensan que es perfectamente posible. No son pocos los que satanizan este estilo de vida y dicen que los niños necesitan vitaminas, minerales y sobre todo proteínas que se encuentran solamente en productos carnívoros y que de lo contrario los pequeños tendrán problemas de crecimiento, contextura y desarrollo. 

El pediatra Guillermo Boldrini, especialista en medicina homeopática antroposófica aclara primero que nada que la alimentación es particular “hay personas que necesitan tomar determinadas cosas y otras que no, hay quienes apetecen ciertos alimentos en términos sanos y otras que no, incluso tiene que ver con una postura interior, con una actividad. Una persona que trabaja con picota y pala en el campo va a necesitar un tipo de alimento muy distinto a alguien que trabaja frente al computador largas horas, que es un trabajo muy intelectual, entonces tienes que adecuar alimentaciones muy distintas. También la tienes que modificar en los niños según su constitución, su temperamento. No es lo mismo lo que tiene que comer un niño gordito a lo que tiene que comer uno despierto. Cuando te encuentras con estas cosas rígidas, que un niño tiene que comer tantas calorías a la larga eso no funciona”.

DISTINTOS TIPOS. Existen distintas clases de vegetarianos; están los que lo son al 100% o veganos, quienes no comen ningún tipo de proteína animal y excluyen totalmente los alimentos de origen animal, incluyendo la grasa, gelatina y muchos productos industrializados que contienen aditivos provenientes de fuentes animales. Se alimentan principalmente de frutas, verduras, cereales, harinas integrales y leche de soya. No consumen nada que contenga colorantes, preservantes o saborizantes y generalmente cuidan que los vegetales y frutas que consumen sean orgánicos, vale decir sin pesticidas, fertilizantes artificiales, ni modificados genéticamente. Los ovolacto vegetarianos, incluyen huevos, leche y sus derivados en su alimentación, el resto de su dieta es igual a la de los vegetarianos. 

Hay quienes son semi vegetarianos, ya que consumen carnes blancas o pescado, sin embargo estos no son catalogados de vegetarianos por los más estrictos. Tenemos a los frugívoros que comen sólo granos, nueces y frutas. Existen también sistemas de alimentación en estas líneas, uno de ellos es el macrobiótico por el cual Sergio Pazdireck crió a su hija mayor. Además de hacerla vegetariana, la niña tenía una alimentación muy cuidada, incluso su señora mientras la esperaba se hizo toda una preparación y se vacunó homeopáticamente contra la tuberculosis y para limpiarla de enfermedades. Llegó a este método por una doctora y un francés especialista en medicina oriental, los que lo asesoraron en los cuidados necesarios.

Camila Pazdireck nació y fue criada en sus primeros años de vida con una leche que le preparaban especialmente: leche de arroz integral, 1/5 de leche de vaca, avellanas tostadas y molidas, leche de soya, endulzada con un poco de chancaca. Además la niña era alimentada principalmente a base de cereales, arroz integral y verduras. Nada de dulces, comida chatarra, ni gaseosas. El padre recuerda que “cuando la Camila tenía 2 años y medios fue a un cumpleaños, se comió un koyak y ella nunca había comido azúcar refinada, ni colorantes, amaneció enferma, le dio alergia y fiebre”. Hasta los 10 años aproximadamente la niña se mantuvo comiendo distinto al resto hasta que de a poco comenzó a hacer sus propias elecciones. Cinco años después del nacimiento de Camila nació Constanza, la cual fue alimentada igual que cualquier niño. Sergio al comparar la salud y el crecimiento de ambas es enfático en señalar “Camila nunca se enfermó de nada, mide 1,78 m, es seleccionada nacional de vóleibol. Constanza tiene 13 años se enferma mucho más, tiene problemas respiratorios, es más debilucha y sin conciencia de lo que come.”

 

También te puede interesar:



Secciones


Blog | Anúnciese en Arecetas | Mapa Web | Contactar | Información legal | Política de Cookies

Arecetas 2002 - Síguenos: facebook twitter blogger
Nuestros portales: Arecetas.com | Tnrelaciones.com | Publiboda.com | Ablysex.com