Aceite. ¿Qué es el Aceite de Antequera?

Aceite De Antequera

La Denominación de Origen de la comarca de Antequera protege los aceites vírgenes extras producidos en el norte de la provincia de Málaga, coincidiendo con una comarca muy feraz en la producción de aceite de excelente calidad, lo que le ha valido el reconocimiento con numerosos premios conseguidos, que a su vez le han dado un nombre que hay que proteger.

Fueron los fenicios los que introdujeron el cultivo del olivo en el Mediterráneo occidental hará unos 3.000 años. Pero fue en la época de los romanos cuando el olivo se convirtió en uno de los principales cultivos de la Bética -la actual Andalucía- y desde aquí se exportaba aceite por todos los confines del Imperio Romano. De hecho, el oleum de esta rica región olivífera se transportaba en ánforas olearias que llevaban inscritos los tituli picti o grabaciones que indicaban el origen, el titular y la cantidad de aceite, es decir, una primera trazabilidad que servía para pagar un impuesto por el comercio de aceite.

La época de presencia musulmana supone adentrarse en una época oscura puesto que no se conservan vestigios de almazaras en esta comarca, pero sí se sabe que aquellas gentes investigaron mucho con las variedades de olivo como buenos agrónomos que eran y que nos dejaron un importante legado en el idioma, empezando por aceite, aceituna o almazara, palabras de raíz árabe.

Aceite de Oliva de Antequera

La recolección

Siempre hay que pensar que el aceite de oliva virgen no es más que el zumo natural de un fruto llamado aceituna. Aceite de oliva virgen extra, quiere decir eso, es decir el mejor (extra) zumo (aceite) natural (virgen) de la aceituna (oliva).

La recogida de los frutos destinados a la obtención de aceite de oliva virgen suele comenzar en los meses de noviembre y diciembre. Es necesario recoger las aceitunas a medida que llegan a la maduración y no más tarde porque si no se pueden deteriorar y disminuirá la calidad del aceite.

Los frutos que van  a ser destinados al consumo de mesa se cogen antes de que esté completamente maduros, hacia el mes de octubre.

Aceite de Oliva Virgen Extra de AntequeraLos aceites se tienen que envasar cumpliendo unos atributos organolépticos y fisicoquímicos en botellas de cristal o lata, únicos permitidos por la denominación. La principal variedad que acogerá la denominación de origen va a ser la autóctona hojiblanca, que supone más del 90% de la producción y que presenta unos aceites equilibrados, ni excesivamente amargos ni tampoco demasiado dulces, lo que le ha valido una gran aceptaci&oacut e;n entre los consumidores, algo que vendrá a recoger también la denominación de origen

Aceites con una gama de aromas frutados de aceitunas verdes, otras frutas maduras, almendra, plátano y verde hierba. Las intensidades de los frutados varían de medias a altas. En boca, ligeros, con notas de amargo y picante de intensidad ligera a media, que coexisten en perfecta armonía con sabores ligeramente dulces. El color puede variar, dependiendo de la época de recolección y de la situación geográfica dentro de la comarca, desde el amarillo dorado al amarillo verdoso.

Aceite de Oliva denominacion de Antequera

Todos sabemos que las grasas son imprescindibles para el funcionamiento correcto de nuestro organismo, pues son elementos estructurales y funcionales de las células y los tejidos. Por su fórmula única entre las grasas vegetales y animales el aceite de oliva virgen extra es el más saludable debido a su alta concentración en ácidos grasos monoinsaturado.

El consumo de aceite de oliva virgen extra ayuda a disminuir el colesterol cuando sustituye a grasas saturadas (por ejemplo, al sustituir la mantequilla por aceite de oliva) y mantiene el colesterol HDL, que es beneficioso para la salud. Además, el aceite de oliva tiende a sufrir menos procesos de oxidación en el organismo que otras grasas, y por lo tanto lo hace menos proclive a las enfermedades coronarias y otras enfermedades.

Este aceite es rico en vitaminas A, D, K y especialmente E, y tiene un alto potencial energético: 900 calorías por 100 gr., debido a que en su composición forman parte algunos ácidos grasos esenciales, tales como el linoleico, oleico o araquidónico, que no pueden ser sintetizados por nuestro organismo.

También te puede interesar:



Buscar


Secciones