Gastronomía de República Checa 

La cocina checa: arte de crear platos exquisitos utilizando materias sencillas

recetas de esta regionLa cocina checa sorprenderá agradablemente a los gourmands. A pesar de quedar influida por la gastronomía de los países vecinos (Hungría, Austria, Alemania), sigue encontrando la mayor inspiración en antiguas recetas de la cocina tradicional checa. Se basa en materias que se cultivan en el país, en especial cereales, legumbres, patatas – y carnes. De esas materias, aparentemente sencillas, nacieron platos exquisitos e ingeniosos que encontramos sólo en la cocina checa, entre ellos bolas de masa de harina (knedlíky), una rica selección de salsas y sopas, el solomillo con salsa de crema de leche (svíčková na smetaně) o el asado de cerdo con col rehogada y bolas de masa de harina (vepřo knedlo zelo).

photo by Patrick-Emil Zörner (Paddy)

La sopa es fundamento

Las costumbres alimenticias de los checos no difieren mucho de las europeas. Se suelen hacer tres comidas al día: desayuno, almuerzo y cena, siendo la comida más importante para la mayoría de los checos el almuerzo. Servido en casa o en un restaurante, el almuerzo consta de tres platos: sopa, plato principal y postre (eventualmente ensalada).

Carne, carne, carne…

Las carnes son una parte firme del menú checo. Con más frecuencia aparecen las carnes de aves de corral, porcino y vacuno; la carne de caprino, la caza y el pescado se ven menos.

Para vegetarianos

Es verdad que la cocina checa ofrece un sinfín de exquisitos platos de carne, pero tampoco los vegetarianos se quedarán en ayunas. Se podrá pedir una opción sin carne de puré de guisantes, lentejas a la agria o salsas.

vanocni cukrovi

Guarniciones

Si buscamos algún fenómeno de la cocina checa, no hablamos, quizás sorprendentemente, de especialidades en carnes o de sabores o materias particulares, sino de las guarniciones. Aunque las bolas de masa de harina saben prepararlas también cocineros de otros países, las confeccionadas en Chequia denominadas knedlíky son únicas.

Especialidades regionales

Las especialidades regionales son una invitación para emprender un viaje culinario por las diferentes regiones de la República Checa. Praga está relacionada con el jamón de Praga (pražská šunka), Bohemia del Sur, debido al cultivo de carpas, está en el centro de atención sobre todo durante la época prenavideña, el pan de especias de Pardubice (pardubický perník) lo conocen los niños de todo el país.

Platos festivos

La cena de Noche Buena no podrá prescindir de la carpa rebozada acompañada con ensalada de patatas. Tampoco podrán faltar en la mesa los pastelillos de Navidad típicos. Entre los dulces estrella de la Navidad figuran los pastelillos de miel decorados con merengue blanco, las medialunas de vainilla, los pastelillos de Linz o una clase de pan dulce llamado trenza de Navidad (vánočka) con uvas pasas y almendras compuesta de varias mechas de masa ingeniosamente trenzadas.

Dulces típicos checos

Hablar de la categoría de cocina dulce es hablar en primer lugar también de las bolas de masa de harina. Las bolas de masa de harina dulces (sladké knedlíky) –preparadas o con masa de harina esponjada, o elaboradas con masa de sémola o requesón– se rellenan con fruta, se espolvorean con granos de adormidera, nueces o requesón y para terminar se rocían con mantequilla caliente.

Cervezas

La cerveza está considerada por los checos como la bebida nacional. Negra, clara, mixta, de levadura .... En el mercado checo actualmente hay más de 470 tipos de cerveza. En los restaurantes checos, en las terrazas y en los clubs la cerveza está inevitablemente en el menú. El número uno lo ocupan sobre todo las cervezas “lager” de primera clase.

Vinos

Las mejores condiciones para la vitivinicultura se dan en Moravia del Sur. Sus vinos blancos ganan premios en concursos internacionales, figurando entre las marcas de vino más solicitadas Veltlínské zelené, Müller-Thurgau o Muškát moravský (tipo moscatel).

Becherovka

Una botella de Becherovka es el recuerdo favorito que se llevan los turistas que visitan la República Checa. Este licor de hierbas agridulce proviene de la mundialmente conocida ciudad-balneario de Karlovy Vary donde gracias a sus efectos curativos adquirió el apodo de „décimotercera fuente curativa” .

La cocina internacional

Antes se le reprochaba a la cocina checa una escasez de verdura fresca y pescado o un aporte calórico excesivo de sus comidas. Sin embargo, en los últimos años se produjeron cambios. La influencia de la cocina internacional es evidente tanto en los restaurantes como en los menús de las familias checas.

Fuente: Czechtourism.com

También te puede interesar:



Secciones