Gastronomía de Polonia

La cocina polaca es muy variada.

recetas de esta regionDe entrada se sirve en la mayoría de los casos un plato de carnes y embutidos típicos. El embutido más conocido es la salchicha ("kielbasa"), que tiene muchas variedades y tipos según la región. Las más populares son: la salchicha secada de Cracovia, y la salchicha de cazadores ahumada al humo de enebro. Es también especialidad polaca el jamón , sobre todo de cerdo.

Una delicia especial es el queso montañés de leche de oveja ahumado llamado "oscypek". Los restaurantes que sirven platos polacos muchas veces proponen de entrada pan con manteca de cerdo o arenque del mar báltico con nata. El pan es también la especialidad de Polonia, sobre todo el pan negro o integral, hecho de centeno, que ahora es muy popular en el mundo y calificado como base de la llamada "alimentación sana".

El plato polaco más antiguo es el "zurek", una sopa preparada con harina de centeno y pan duro, de sabor ligeramente ácido que se sirve con salchicha y huevo duro. Otra sopa excelente es el "barszcz", sopa de remolacha roja, acompañada de pequeñas empanadillas rellenas de carne o setas, que ofrece no sólo placeres al paladar sino también valores medicinales. También hay que probar la sopa de tomate con arroz o fideos.

Los platos principales - carnes, pescado, aves de corral o carne de caza - son servidos con patatas fritas o cocidas, grano sarraceno o fideos, y también con verduras crudas, cocidas o en escabeche. Una especialidad de la cocina regional son las tortas de patata rallada con salsa dulce o picante, y empanadillas rellenas de queso, carne, col y setas, o frutas de temporada. De postre hace falta probar los exquisitos dulces y pasteles polacos, como por ejemplo el alajú (pan de jengibre y especias), la mazurca con chocolate, el pastel de grano de amapola o el pastel de queso con fruta seca.

ozcypek

Terminada la comida podemos tomar un poco de alcohol para facilitar la digestión. No quedarán desilusionados los amantes de la cerveza, la polaca, al igual que la alemana o la checa, es de buena marca y larga tradición.

De los alcoholes fuertes recomendamos los licores frutales y de hierbas. Aparecen en una variedad infinita, con muy distintas virtudes, desde las medicinales y las que se toma para entrar en calor, hasta las que hay que saborear. Las dulces cremas, como la crema de yemas, de vainilla o de chocolate, los licores y los alcoholes de miel se toman solos o con postre. Y por fin, claro está, la vodka polaca. También tiene numerosas variantes, de las cuales la más original es la Zubrówka, en cuyas botellas siempre se encuentra una brizna de hierba de la Selva de Bialowieza, de las que comen los bisontes. Otra vodka famosa es Goldwasser, de Gdansk, enriquecida con trocitos de oro de 22 quilates.

Via: Poland.gov.pl

oscypek

También te puede interesar:



Secciones