Comer sano. Dieta mediterránea

La dieta mediterránea es la que cumple los requisitos de todas las recomendaciones dietéticas.

En ésta se utilizan mejor las grasas. El aceite de oliva virgen tiene un 80% de ácido oleico (monoinsaturado) y un 14% de ácidos grasos saturados. Los ácidos grasos monoinsaturados aumentan la diferencia entre el colesterol HDL y el LDL, siendo el primero un protector frente a las placas de ateroma en las arterias.La dieta mediterránea es rica en pastas, verduras y frutas, al consumir un gran número de legumbres el porcentaje de hidratos de carbono es el adecuado, son frecuentes platos como lentejas, garbanzos y alubias.

El pescado se consume con la misma frecuencia que la carne, aumentando con ello el consumo de grasas poliinsaturadas frente a las saturadas.La combinación de estos nutrientes es la adecuada en esta dieta y en muchas ocasiones el método de preparar las comidas y el uso de especias favorecen la digestión de estos alimentos.

La dieta mediterránea, además de combinar lo más adecuado desde un punto de vista bioquímico y fisiológico, dispone de una tecnología culinaria que es parte de un arte ancestral trasmitido de generación en generación. El uso de las especias y de los métodos de preparación más adecuados realzan el sabor y las propiedades organilépticas (sabor, color, olor, textura) de los alimentos, lo que favorece tanto su degustación como su digestión.

dieta-mediterranea

Características principales

1. Abundancia de alimentos de origen vegetal: frutas, verduras, pan, pasta, arroz, cereales, legumbres y patatas

2. Consumir alimentos de temporada en su estado natural, escogiendo siempre los más frescos.

3. Utilizar el aceite de oliva como grasa principal, tanto para freir como para aderezar

4. Consumir diariamente una cantidad moderada de queso y yogur

5. Consumir semanalmente una cantidad moderada de pescado, preferentemente azul, aves y huevos

6. Consumir frutos secos, miel y aceitunas con moderación

7 . La carne roja algunas veces al mes

8. Consumir vino con moderación normalmente durante las comidas y preferentemente tinto

9. Utilizar las hierbas aromáticas como una alternativa saludable a la sal

10. Realizar alguna actividad física regular para hacer trabajar al corazón y mantener en forma nuestras articulaciones y nuestro tono físico

La información aquí contenida no intenta ser un substituto del CONSEJO MÉDICO PROFESIONAL, por lo que se recomienda al Usuario buscar siempre el consejo de su médico particular u otro profesional de la salud cualificado antes de comenzar cualquier nuevo tratamiento o ante cualquier inquietud relacionada a su salud o condición médica. Particularmente, el Usuario no debe descartar nunca el consejo médico profesional así obtenido por alguna información que hubiera podido hallar en este Sitio.

También te puede interesar:



Secciones