Elia Nora Rodríguez

Presidenta de la asociación de chef y cocineros de Venezuela encargada de los asuntos internacionales y forjadora de los nuevos talentos de la gastronomía Venezolana.

Nacida en Caracas y criada en la Ciudad de Valencia, el 28 de mayo de 1959 hija de Rodrigo Rodríguez Ingeniero agrónomo y de Elia Ortega fundadora de Alegría de Andar, tiene muchos años dando vueltas en la cocina. Desde pequeña se entusiasma con los familiares y al día de hoy parece tener la sartén siempre por el mango como decimos en criollo.

Elia Nora Rodríguez

Sus recuerdos de pequeña son muy hermosos: Una familia muy unida y con el entorno de unos padres muy inteligentes y muy cariñosos. Mi madre, dice, era una persona que siempre se preocupaba por la buena mesa. Nuestros almuerzos siempre fueron en familia con un servicio al estilo ruso. Estoy segura que de aquí sale mi pasión por la gastronomía. Cuando nos mudamos de casa, yo tendría 6 años de edad, mis juegos no eran con muñecas. Estaban haciendo un muro de ladrillos y en la construcción mis juegos eran hacer cenas y platillos con hojas y arena.

Completó su Licenciatura en Publicidad y Mercadeo en el Instituto Universitario de nuevas profesiones en Valencia en 1976.

Fundadora de la segunda escuela de Gastronomía en Venezuela año 1989 Le gourmets CEAC

Creadora y Directora de Trilogiaenfusion Valencia Expocongreso Enogastronomico 2005/2012

Representante para Venezuela de WACS world Asociation of chef societies.

Representante para Venezuela Foro Panamericano de asociaciones Culinariad Miembro y Representante de la Academia Culinaria de las Americas.

Juez Internacional de cocina para wacs y Foro panamericano Colaborador para revista Gourmet Magazine... Programas de TV Asi cocina Souci Globo Visión, Tu espacio light con María Laura Garcia Televen, Revista de la mañana Belén Marrero... entre otros muchos.

 Chefs Venezuela

“Ahora, los jóvenes venezolanos de ambos sexos sueñan con ser chefs como antes soñaban con ser ingenieros, médicos o arquitectos” El ‘boom’ de la cocina en nuestro país se debe al trabajo de una generación de chefs, de la que me considero parte, por la que volcamos nuestra mirada hacia nuestras tradiciones culinarias para luego dar un salto hacia adelante. Podemos hacernos una pregunta, ¿Dónde radica el éxito que tiene en la actualidad nuestra cocina?

Somos un movimiento de cocineros que formamos parte de una generación que ha construido unos principios y valores sólidos alrededor de una cocina que no es solamente una serie de platos, sino una manifestación cultural con múltiples oportunidades sociales y económicas para un país como Venezuela, que está acostumbrado a historias de subdesarrollo y que de pronto encontramos en su cocina una oportunidad de hacer cosas diferentes y desarrollar nuestros sabores y productos, hoy día nos dedicamos a elaborar platos con nuevas imágenes pero eso sí, respetando nuestros sabores de raíz . En ese sentido, los cocineros venezolanos lo que estamos es tratando de hacer de nuestra cocina un hecho cultural pero al mismo tiempo global un poco lenta pero de poquito a poquito para el mundo.

Ésa es la razón principal de la gran fuerza que hace que nuestra cocina hoy se vea con una nueva imagen. Cuándo los chefs venezolanos comencemos a mirar más hacia adentro del país que hacia Europa, lograremos cambiar el esquema emocional, mental y comercial de nuestra cocina. Cuando logremos que los restaurantes del país dejen de ser franceses, italianos y se dediquen más a esta nueva cocina podremos decir que las academias de Gastronomía de nuestro país han cumplido su cometido.

Recuerdo que hace más de 19 años se me ocurrió colocar en un evento arepas rellenas de diferentes sabores y hubo clientes de esa empresa que se reían y decían que cómo se nos ocurría, que para la hora del refrigerio lo ideal era un croissant. Entonces, para poder salir a contar al mundo las virtudes de nuestra cocina primero tenemos que hacer que los mismos venezolanos se sientan orgullosos de ella. Las Academias de Gastronomía que se dedican a enseñar lo nuestro deben inculcar a sus alumnos lo siguiente y las que no, deben comenzar:

¿Cuáles son los ingredientes propios que conoces desde tu infancia? ¿Cómo hacer para darte cuenta que detrás de cada ingrediente hay un potencial?

Nuestras tradiciones La cocina de nuestras abuelas La cocina de la calle La cocina popular Buscar en los mercados populares Investigar en lugares donde aún se conservan las viejas recetas. En realidad lo que tenemos que hacer es reconocernos como una cultura que crea e inventa cosas y empezar a añadir valor a eso. Transformar esa tradición en una experiencia, que fue lo que hicieron los franceses en su momento al hacer de su cocina una experiencia casi teatral. Algo similar estamos logrando muchas de las academias de nuestro país, aunque es lamentable que a muchas todavía no les ha picado este gusanito, pero quienes estamos en esto esperamos que llegue el momento y logremos que las nuevas generaciones puedan convertir nuestra tradición en restaurantes venezolanos de alta calidad.

Es importante estar claros en que la tradición de hoy nunca va a ser la tradición de mañana. Eso es un hecho comprobado históricamente, sino el mundo sería estático. La tradición se construye a través del consenso. Sin embargo, las recetas de hoy no son las de hace 100 años. Van evolucionando al ritmo de los tiempos. Lo importante es entender que cada uno tiene un espacio en una foto que representa a todos al mismo tiempo. Es decir, el que hace una cocina innovadora no está traicionando a la tradición, sino que está tomando un camino.

Lo importante es que la tradición y la modernidad convivan. Primero, porque la modernidad no existiría sin la tradición y segundo, porque la modernidad es la que va a dar futuro a la tradición. Quien hace cocina tradicional es igual o más respetable que el que hace cocina moderna, pero quien hace cocina tradicional también debe respetar al que hace cocina innovadora. Para llegar a esto debemos lograr tener un solo discurso y un solo movimiento como igual lograr respetar a los cocineros más humildes.

Cuando logremos entender que alrededor de nuestra cocina están las manifestaciones más íntimas de un país, de una nación, porque cruza todo verticalmente: educación, cultura, agricultura, pesca, medio ambiente, historia, orgullo, identidad…todo. Entonces si podemos comprender eso, podemos entender la verdadera dimensión de la cocina, como un hecho que va más allá de lo puramente gustativo y que puede convertirse en un arma vital, como lo fue para otro países.

Sólo en la medida que los cocineros de nuestro país se unan en torno a una serie de principios, sin mezquindades, pensando antes que nada en el éxito del otro, antes que en el propio y sintiéndose como representantes de su pueblo lograremos que nuestra cocina si sea una potencia.

 

http://www.venezuelachef.com | www.legourmets.com | www.trilogiaenfusion.com

 

También te puede interesar:



Secciones