Colocación y protocolo en la mesa con el Pan

El pan se coloca en la parte izquierda de nuestro plato, más o menos a la altura de las copas, sobre un platito auxiliar. Conviene que sea de una pieza. Se trocea con los dedos, nunca con el cuchillo. Se irá troceando a medida que lo vamos comiendo. No resulta educado llevarse a la boca trozos de pan demasiado grandes. Por supuesto, jamás de tomará a mordiscos.

Tampoco es correcto toquetearlo o jugar con él (no se pellizca ni se desmiga).

Aunque la salsa que nos han servido sea deliciosa es preferible evitar mojar el pan en ella. Sólo en caso de mucha confianza se pone un pedazo de pan en el tenedor y se unta discretamente. No resulta demasiado elegante dejar el plato totalmente limpio. El pan no se moja, ni con la mano ni con el tenedor, en fuentes o salseras comunes. Nunca debe salir de nuestro plato.

protocolo

pan El pan que se ha mojado o ha empujado un alimento se debe comer, o al menos dejarlo a un lado del plato, pero nunca vuelve a la mesa. Y mucho menos al platillo del pan.

Si no queremos alguna parte del pan (una corteza muy tostada, la miga, etc) debemos separar esta parte y dejarla a un lado del platillo del pan, nunca encima de la mesa.

Con los postres no se tomará pan. Únicamente con los quesos y compotas muy almibaradas.

También te puede interesar:



Secciones