Ir al contenido

Recetas, Gastronomía y Cocina

Las Lentejas. Color, olor, sabor… ¿y qué más?

Las lentejas

Pequeñas pero energéticas

Aquella frase que nos repetían constantemente nuestras abuelas de que las lentejas tienen mucho hierro, ahora nos resulta más creíble cuando toda la sabiduría popular ha sido certificada por cualificados investigadores que aconsejan incluir en nuestra dieta a las legumbres.

Durante algunos años las lentejas, judías, garbanzos... fueron perdiendo importancia en determinados ambientes, en los que eran considerados como alimentos poco sofisticados, llegando casi a desaparecer, pero muchos estudios han puesto de manifiesto las ventajas y beneficios de su consumo, ya que son una fuente importante de proteínas, fibra, vitaminas, y minerales.

 

Y además ¡lo ricas qué están!

Las lentejas ocupan un lugar especial en la cocina junto a otras legumbres secas, formando parte del menú de restaurantes, pero sobre todo protagonistas de sabrosas recetas caseras saboreadas en los fríos días de invierno (guisadas o en puré) o en los cálidos de verano (frescas ensaladas muy bien acompañadas de otros ingredientes), buscando sacar el máximo provecho a estas lenticulares semillas.

hummus-lentejas

Humus de lentejas

 

Este ingrediente principal combina muy bien con otros tan sabrosos como carnes y embutidos o con verduras y hortalizas. A veces unas ramitas de hierbas aromáticas les otorgan un sabor formidable, como hace por ejemplo el laurel, cociendo unas simples hojas junto a las lentejas nos permitirán disfrutar de un buen primer plato. Claro que existen infinidad de hierbas que se usan para condimentar a las lentejas, entre ellas podemos mencionar el tomillo, la salvia, el estragón, el orégano, el eneldo, el hinojo, o el perejil. Y entre las especias destacan el comino, el pimentón y el clavo.

Pero no queda ahí la cosa, la cazuela de acero inoxidable o esmaltada nos está esperando con un buen puñado de estas redonditas legumbres, las cuales fueron puestas en remojo la noche anterior para que resulten más blandas.lentejas-griegas

 

¿Y cómo hemos pensado prepararlas hoy?

Un estofado estaría bien, con su pimiento rojo y verde, su cebolla y ajo, su hojita de laurel, su tomate pelado y troceado y un buen chorro de aceite de oliva. Aunque no estaría tampoco mal hacerlas guisadas, cociéndolas de igual manera que las anteriores, añadiéndoles una vez tiernas un buen refrito. Pero creo que lo mejor es hacer una ensalada, acompañándolas con tomate, puerro, zanahoria, apio... todo aquello que se nos ocurra.

Con estas recetas conseguiremos un plato muy bajo en calorías. Si se prefiere, claro está que acompañadas por chorizo, morcilla, panceta salada, y con un sofrito final de cebolla, ajo, pimiento picaditos y sazonadas con pimentón, resultan muy, pero que muy sabrosas.

Una recomendación, si decides hacer un puré o crema de lentejas y al final no utilizas todo el caldo en el que se han cocido, no lo tires porque en él se encuentra un alto porcentaje de sus vitaminas y sales minerales, lo podrás utilizar más adelante para preparar otras recetas. Y bueno ya que estamos, ahí va otro consejo: una vez cocinadas se conservarán bien en el frigorífico durante varios días o en el congelador por varios meses, eso sí, en tarros herméticamente cerrados.


Votación:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Votos: 10) 5,00 sobre 5
Loading...
Visitas totales: 72


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog | Anúnciese en Arecetas | Mapa Web | Contactar | Información legal | Política de Cookies

Arecetas 2002 - 2018 Síguenos en: facebook twitter blogger
Nuestros portales: Arecetas.com | Tnrelaciones.com | Publiboda.com | Ablysex.com