Ir al contenido

Recetas, Gastronomía y Cocina

Día de la Independencia de EE.UU., gastronomía y recetas

El Día de la Independencia

 

Este es el día más patriótico de Estados Unidos. Celebra el nacimiento de la nación, por la firma de la Declaración de Independencia en 1776. La primera celebración fue en Philadelphia en 1777, con fogatas, pólvora, repique de campanas, 21 cañonazos desde los barcos en el puerto, y velas encendidas en las ventanas de las casas. Para principios del Siglo XIX ya todos los estados lo celebraban.

4 Julio Día de la IndependenciaLos desfiles con bandas, uniformados, y carrozas patrióticas se llevan a cabo en muchas ciudades y pueblos. Las comunidades indígenas celebran eventos en sus reservaciones, y en Prescott, Arizona, y Pecos, Texas, se llevan a cabo los dos rodeos más importantes del año. En algunas ciudades grupos de protesta aprovechan para desfilar. Muchos se quejan porque las celebraciones han perdido su significado original.

La pólvora siempre ha sido un símbolo de esta celebración. Por más de un siglo después de 1776, la pólvora fue parte principal de la celebración, pero desde principios del Siglo XX muchas ciudades la han prohibido para evitar heridos e incendios. Muchos estados sustituyeron exhibiciones de fuegos artificiales bajo los auspicios de organizaciones locales, y manejadas por personas experimentadas. Hoy, se acostumbra un almuerzo familiar al aire libre y permanecer en los parques para ver las exhibiciones públicas de fuegos artificiales al anochecer.

 

La contribución de los hispanos al Día de la Independencia de los Estados Unidos

La liberación de las Trece Colonias Británicas originales establecidas en la América del Norte, constituye uno de los grandes acontecimientos de la humanidad. Pero el coraje del general George Washington y su pequeño ejército de hombres de escasa preparación militar, con la ayuda de una Francia arruinada por las guerras, no hubiera sido suficiente para lograr la hazaña en aquel momento y en un tiempo relativamente corto.

Esas colonias sufrían un aislamiento geográfico, económico, político y militar que dificultaba la lucha contra el imperio británico, el más poderoso en aquellos tiempos.

Sin embargo España, aunque secretamente hasta que hizo pública una declaración de guerra a la Gran Bretaña el 22 de julio de 1779, ayudó a los revolucionarios inclusive desde antes de que se promulgara la Declaración de Independencia de Filadelfia el 4 de julio de 1776. Su primer aporte fue poner a disposición de los norteamericanos un millón de libras tornesas (moneda de la época), con las cuales se compraron importantes materiales de guerra.

El aporte económico de España, especialmente a través de sus colonias Luisiana, en el propio territorio de Norteamérica, México y Cuba, fue cuantioso a través de toda la guerra (1775-1783). Ha sido tabulado, aunque no completamente, y permanece en archivos de México y de Cuba (se desconoce si permanecen actualmente en este último país).

Pero la ayuda hispana e hispanoamericana fue mucho más que económica. La historiadora norteamericana Buchanan Parker Thompson, una de los pocos que la reconocen, dice en su obra "Ayuda Española en la Guerra de Independencia Norteamericana", que es un error de los norteamericanos de hoy pasar esto por alto.

Bastan unos pocos ejemplos para ilustrar el valioso y extenso apoyo hispano a la independencia de lo que es hoy Estados Unidos.

Juan de Miralles, nacido en España de padres franceses, y radicado desde muy joven en Cuba, donde amasó una gran fortuna, fue el primer agente diplomático de España ante el Congreso Continental. Sus gestiones fueron importantísimas para los rebeldes norteamericanos. Gracias a él éstos obtuvieron una inmensa ayuda de España, con la discreción que esta nación requirió hasta la abierta declaración de guerra a los ingleses en 1779.

En opinión del historiador Herminio Portell-Vilá, probablemente las relaciones entre Estados Unidos y Cuba hubieran sido distintas de haber vivido Miralles cuando Washington llegó a ser presidente. Aunque no es posible saber el grado de amistad que llegó a existir entre ambos hombres, hay suficientes elementos de juicio, incluyendo cartas del general Washington, para suponer que las relaciones entre ellos fueron estrechas y revestidas de una sincera amistad.

Desafortunadamente Miralles sólo conoció al Washington jefe de las fuerzas independentistas, a quien admiró y ayudó, no al Washington presidente de los Estados Unidos. En el crudo invierno de 1780, Miralles enfermó de pulmonía mientras viajaba de Filafelfia a Morristown, N.J. en los incómodos y desprotegidos carruajes de la época, para entrevistarse con Washington.

Al llegar fue alojado en la habitación más confortable de la Ford Mansion, residencia en ese tiempo del general Washington y su familia. Cuidadosamente atendido por los médicos de Washingtgon y por la esposa de éste, Martha C. Washington, Miralles falleció la tarde del 28 de abril de 1780.

Sus funerales, dirigidos por el general Washington como uno de los dolientes, fueron rodeados de gran solemnidad. Poco después el cadáver fue transportado a La Habana en donde recibió sepultura.

4 Julio Día de la IndependenciaFue precisamente La Habana, de principio a fin, el centro de operaciones de la ayuda de España a los rebeldes norteamericanos. El reinado de Carlos III había llegado a la conclusión de que Cuba, por su tamaño, su posición geográfica (era llamada Llave del Nuevo Mundo y Antemural de las Indias), sus recursos, su población, sus astilleros, arsenales y almacenes navales, era el territorio idóneo para ayudar a los patriotas norteamericanos. Era, en ese momento, la más poderosa plaza fuerte de las Américas, además, por su cercanía a las Trece Colonias.

En La Habana eran reparados, artillados y equipados los buques de guerra norteamericanos. De allí partían las expediciones de ayuda a la guerra y allí fueron a parar millares de prisioneros de guerra ingleses. En Cuba se reclutaban y adiestraban milicias de blancos y negros. Los españoles usaron también, aunque en número menor, territorios de México, Santo Domingo y Puerto Rico.

Uno de los episodios demostrativos de que los norteamericanos no ganaron su guerra de independencia solamente con la ayuda de los franceses, como proclama la mayoría de los historiadores estadounidenses, fue el papel decisivo jugado por el conde español Bernardo de Gálvez, a quien a mediados de 1779, junto con la noticia de que España había entrado abiertamente en la guerra, le llegó desde La Habana su nombramiento como gobernador de Louisiana.

Después de que un huracán destruyera o se dispersara en Nueva Orleans los navíos que tenía preparados para remontar el Mississippi, Gálvez declaró que estaba dispuesto a dar la vida por defender la Louisiana de los ingleses, si los vecinos estaban de acuerdo y le secundaban en la gesta. En pocos días organizó una expedición de 667 hombres, incluyendo a 330 reclutas mexicanos, milicianos procedentes de Cuba, 80 negros y mulatos libres, venezolanos, dominicanos, puertorriquenos, guatemaltecos y 7 voluntarios anglosajones.

La tropa fue asestando golpe tras golpe, venciendo a los británicos y ganando toda la cuenca del Mississippi. En 1781 ya no quedaban fuerzas británicas en la región. Esto representaba la retaguardia de Pensilvania, de Virginia y sur de Georgia, lo cual impidió que los ingleses pudieran ayudar al teniente general Charles Cornwallis, jefe de las fuerzas británicas, en la batalla decisiva de Yorktown.

Más tarde, y con otros refuerzos, Gálvez sitió y rindió a Mobila y a Panzacola, las dos principales bases británicas para el comercio y las operaciones navales en el Golfo de México. El ataque a Panzacola, fuertemente guarnecida por los británicos, pudo hacerlo Gálvez viajando a Cuba, donde gestionó y obtuvo, el 11 de agosto de 1780, que se organizara una expedición bajo su mando con 4,000 hombres de La Habana, a los que se sumarían 2,000 más aportados por México, y todos los que pudieran sumarse en Puerto Rico y Santo Domingo.

4julioLa expedición partió de La Habana con los hombres, además de buques, fragatas y otras naves, así como pertrechos de guerra, alimentos y medicinas. Pero un huracán dispersó las naves y provocó grandes pérdidas. Gálvez se vio imposibilitado de atacar Panzacola en esa ocasión.

Pero a principios de 1781, el decidido Gálvez volvió a La Habana y sus insistentes gestiones lograron otra expedición más o menos similar, a la cual se uniría más tarde, ya en plena contienda, una poderosa flota en la que iban, además de cubanos, reclutas enviados de México, Guatemala y Venezuela. El 8 de mayo Panzacola se rindió. El capitán venezolano Francisco de Miranda estuvo encargado de las negociaciones de rendición, ya que hablaba inglés.

Francisco de Miranda, además, gestionaría en Cuba dinero para las tropas de Washington. Posteriormente, De Miranda pasaría a la historia como precursor de la independencia de la América Hispana.

La batalla de Yorktown finalizó con la rendición de las fuerzas británicas, al mando de Charles Cornwallis, el 17 de octubre de 1781. No hubo negociaciones de paz porque los victoriosos rebeldes se negaron a hacerlas mientras no se reconociera la independencia de las colonias, lo cual tardó más de un año. Al fin lo llevó a efecto el Rey Jorge III en el discurso de la corona el 5 de diciembre de 1782.

Una nueva nación, Estados Unidos, había nacido. Pero la ayuda fundamental de España e Hispanoamérica quedó relegada al olvido por quienes escriben la historia sin el auxilio de la honestidad.

 

Recetas americanas para el 4 de Julio:

Alitas de pollo picantes estilo usa

Apple pie americano

Cazuela de zapallitos y carne a la pizza

Cinnamons rolls

Conejo de navidad con uvas del valle de napa

Galletas de chocolate chip

Hamburguesa caprese italoamericana

Hamburguesas clásicas

Liebre de navidad al vino tinto del valle de napa

Lomo aromático a la sal

Papas aromáticas a la sal

Pavo relleno

Pollo cocido en sal estilo fort collins

Salsa americana

Solomillo de cerdo salado

Spaghetti a la pizzaiola italoamericanos

New york cheesecake

Tarta caprese de manhattan

Tártar de filete y tostadas

Tortitas americanas

Trucha aromática de yuma

Pancakes

>>> Más recetas de Estados Unidos

Share on LinkedInShare on Facebook
Share on TwitterPin it on Pinterest

Votación:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Votos: 12) 4,92 sobre 5
Loading...
Visitas totales: 1


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog | Anúnciese en Arecetas | Mapa Web | Contactar | Información legal | Política de Cookies

Arecetas 2002 - 2020 Síguenos en: facebook twitter blogger
Nuestros portales: Arecetas.com | Tnrelaciones.com | Publiboda.com