Ir al contenido

Recetas, Gastronomía y Cocina

Cóctel, combinación perfecta, y equipamiento necesario

Coctelería en España

Pese a la reconocida abundancia de bares, cafeterías, pubs y locales afines, las ciudades españolas no se prodigan excesivamente a la hora de ofrecer lugares donde saborear un buen cóctel.

Aunque se puedan apuntar algunos sitios -siempre escasos- donde el bebedor pueda dedicarse a analizar las posibilidades de estímulo que a su sensibilidad brinda una buena e imaginativa combinación de licores, la coctelería de España continúa siendo un capricho de minorías.

Con unos clientes fundamentalmente extranjeros, mayormente anglosajones o escandinavos, gente acomodada o altos ejecutivos, beber cóctel ha sido y sigue siendo considerado en España un mero pretexto de lucimiento o motivo de relación social. Una acción con mucho de esnobismo. Craso error.

El cliente siempre tiene la razón

Cuando un cliente que sabe lo que quiere entra en un bar y pide un Dry Martini, un Gimlet o un Bloody Mary, quiere exactamente lo que pide y no otra cosa. Y eso que quiere no se obtiene con mezclas al azar, sino mediante la combinación preciso de elementos como licores, vinos, zumos, hierbas, sales variadas, amargos, etc. Individualmente hasta pueden tener sabores chocantes.

Una sabia y adecuada combinación de bebidas con sus exactas proporciones, ingredientes y temperaturas es lo que permite que se produzca el cóctel. Quien se introduce en este ámbito lo sabe y, por tanto, valora adecuadamente esta acabada expresión del ingenio humano.

cocteles

Variación sin límites

Pese a la gran montaña de literatura escrita con y sobre estas bebidas, resulta difícil hacer un cuadro general de preferencias que supere las veinte recetas. Prácticamente cualquier persona puede encontrar un combinado a su medida dentro de la amplísima gama de recetas que ofrece el mercado.

Todo buen barman conoce algún cóctel tradicional e internacional, entre los que figuran clásicos como el Manhattan o el Rob Roy; popularísimos, como el Dry Martini; potentes, como Margarita o Bloody Mary, refrescantes Dog´s Nose o Dixie Juleps. También podrán recomendarle al cliente algún cóctel con pretensiones afrodisíacas como el norteamericano Oyster o la peruana y misteriosa Leche de tigre.

Combinación exacta

Si usted desea preparar un Manhattan, utilizará 2/3 de whisky canadiense o Bourbon, 1/3 de vermú rojo suave y, opcionalmente, unas gotas de angostura. Al margen de la copa convenientemente enfriada, y la decorativa y a veces peligrosa cereza, Al marrasquino, si se pasa o se queda en cualquiera de los líquidos, obtendrá otra combinación y no un Manhattan.

No basta que sus ganas de experimentar se apoyen en una coctelera con sus accesorios, ganas de experimentar y un cierto surtido de licores, zumos y otros elementos. La coctelería tiene sus reglas, por lo que llegar a preparar una buena combinación tiene mucho que ver con seguirlas correctamente y hacerse con una cierta técnica. Y si le da por inventar, cuidado, sólo unos pocos llegan a campeones.

La coctelera en casa suele situarse en el salón. Hágase, además con una pequeña nevera, imprescindible para mantener las copas frías, obtener cubos de hielo, guardar zumos, etc. Para preparar un cóctel no hacen falta demasiados elementos, incluso hay quienes afirman que basta con la coctelera y el vaso mezclador. Aún así, conviene tener en cuenta los elementos que se citan seguidamente.

EQUIPAMIENTO NECESARIO

La coctelera, en lo posible que sea de tres cuerpos: vaso, cubre-vaso y tapadera, que es donde lleva incorporado un colador. Tiene que ser de acero inoxidable y con cierre hermético.

El vaso mezclador. Tiene forma similar a la de un gran vaso de cristal, y tiene que ser de este material, jamás de plástico. El cristal deberá ser muy grueso, que esté provisto de un colador y se venda con la cucharilla de mango largo. Prefiera uno graduado, se evitará tener que dosificar.

La cucharilla de mango largo o agitador. Este utensilio le servirá para todos los combinados que no pasen por las rítmicas sacudidas de la coctelera. Suelen tener en su parte trasera una pequeña base para aplastar azúcar, hojas de menta...

Otros accesorios. Por último, citar demás elementos, que aunque no sean básicos le ayudarán en la técnica del cóctel: el colador con gusanillo, el cubiletero, exprimidor, medidor y dosificador, el mil usos, el triturador de hielo, cuentagotas y biteres o los agitadores y pajitas.

Share on LinkedInShare on Facebook
Share on TwitterPin it on Pinterest

Votación:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Votos: 12) 5,00 sobre 5
Loading...
Visitas totales: 8


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog | Anúnciese en Arecetas | Mapa Web | Contactar | Información legal | Política de Cookies

Arecetas 2002 - 2020 Síguenos en: facebook twitter blogger
Nuestros portales: Arecetas.com | Tnrelaciones.com | Publiboda.com | Ablysex.com