Sopas y caldos calientes

Table of Contents

Las sopas, los caldos y las cremas deben tomarse bien calientes, aunque no hasta el punto de que resulten insufribles. Lo mismo sucede cuando se toman frescas en verano: no deben estar heladas, ya que el frío no permite disfrutar del sabor y puede llegar a ser desagradable.