Cambios de vino durante la comida

Table of Contents

Para que los cambios de vino que pueden producirse en una comida no te resulten perjudiciales, atente a las siguientes normas: Limítate a probar un vaso de cada tipo de vino para no excederte en la cantidad. Regula el número de catas en función de lo acostumbrada que estés a beber. Pasa siempre de los vinos blancos ligeros a los más estructurados, de los tintos jóvenes a los más añejos. Evita las temperaturas demasiado bajas en los vinos blancos, o añadirles hielo. Deja para el final los vinos dulces y los licores. No procedas nunca al revés, es decir, no pases de un tinto con cuerpo a un blanco ligero.