SOPA DE SOMBREROS

Table of Contents

SOPA DE SOMBREROS

Sopa de sombreros. Alimento Base: Cordero, Poner las costillas en una cacerola con 2 litros de agua con sal. Tapar y antes de que rompa a hervir, retirar la espuma de la superficie. Añadir los ajos, un poco de pimienta y la mitad de la mantequilla...
Tiempo de preparación 1 h 45 min
Tiempo total 1 h 45 min
Plato Cordero
Cocina Colombia
Raciones 10 comensales

Ingredientes
  

  • 2 dientes de ajo machacados
  • 100 gramos de mantequilla derretida
  • 250 gramos de carne molida de cordero
  • 3 cebollas picadas
  • 1 tazas de harina
  • 2 cucharadas de aceite
  • 1 kilo de costillas de cordero cortadas en trocitos
  • Sal y pimienta al gusto

Elaboración paso a paso
 

  • Poner las costillas en una cacerola con 2 litros de agua con sal.
  • Tapar y antes de que rompa a hervir, retirar la espuma de la superficie.
  • Añadir los ajos, un poco de pimienta y la mitad de la mantequilla derretida.
  • Cocinar hasta que las costillas estén tiernas.
  • Mientras tanto, poner la carne molida en una cazuelita con un poquito de agua.
  • Sazonar con saly pimienta al gusto y cocinar a fuego lento, tapada.
  • Cuando se seque el líquido, añadir la mantequilla restante y las cebollas y sofreir todo junto hasta que la cebolla esté cocinada.
  • A continuación, poner la harina en un recipiente, añadir el aceite, un poquito de sal y un poco de agua fría.
  • Trabajar hasta formar una masa.
  • Extenderla sobre una superficie enharinada y cortar pequeños círculos de aproximadamente 4 cm de diámetro, con la ayuda de un cortador o con el orillo de una copa.
  • Seguidamente, poner en el centro de cada círculo, una cucharadita de la carne molida y cocinada con la cebolla.
  • Doblar los círculos formando empanaditas y una vez bien apretados los bordes, juntar las dos puntas levantando el centro donde está el relleno.
  • Si sobrara relleno, incorporarlo a la cacerola.
  • Cuando las costillas estén cocinadas, rectificarla sazón y poner en el caldo los sombreritos, de uno en uno para que no se peguen y cocinar a fuego lento hasta que al probar uno, lo sienta cocinado. Servir caliente.