LENGUADO ASADO CON MANTEQUILLA DE AVELLANA

Table of Contents

LENGUADO ASADO CON MANTEQUILLA DE AVELLANA

Lenguado asado con mantequilla de avellana. Alimento Base: Lenguado, Sazonar los lenguados por sus dos caras. Colocar en una sartén amplia la mantequilla y arrimarla a fuego suave. Dejamos que la mantequilla empiece a soltar una espumita blanca,...
Tiempo de preparación 30 min
Tiempo total 30 min
Plato Lenguado
Cocina España
Raciones 4 comensales

Ingredientes
  

  • 4 lenguados hermosos con piel descamados, y limpios de espinas laterales
  • 1 pedazo grande de mantequilla
  • 1 pizca de vinagre de Jerez
  • Perejil picado
  • Sal

Elaboración paso a paso
 

  • Sazonar los lenguados por sus dos caras.
  • Colocar en una sartén amplia la mantequilla y arrimarla a fuego suave.
  • Dejamos que la mantequilla empiece a soltar una espumita blanca, pero ojo, sin quemarse.
  • Cuando la mantequilla se tuesta ligeramente y desprende un olor a avellanas es cuando hemos llegado al punto óptimo.
  • Es importante que no se nos queme el suero, para que la grasa no adquiera ese sabor y olor desagradables y arruinemos el plato.
  • Introducimos entonces en esa mantequilla avellana los lenguados, por el lado de la piel oscura.
  • Los dejamos cocinarse a pequeña fritura, para no quemar la grasa, que vaya generando una espumita blanca, síntoma de que la mantequilla lleva buena cocción, rociándola por encima.
  • Pasados unos 5 minutos, les damos la vuelta -los podemos hacer si la sartén es cómoda, de dos en dos- y dejamos que se hagan otros 4 minutos por el lado blanco, hasta que veamos que los lomos se despegan fácilmente de la espina.
  • Los retiramos y freímos los otros dos de la misma forma.
  • Una vez hechos -podemos darles a los dos primeros para atemperarlos un golpe leve de microondas-, añadimos a la grasa de freírlos el vinagre y dejamos que se reduzca unos segundos al fuego.
  • Rascamos el fondo para despegar el tostado que pueda haber quedado en la sartén.
  • Añadimos unas nueces de mantequilla fresca, damos un meneo, espolvoreamos con abundante perejil y un poco de sal y con este jugo muy sabroso, rociamos los lenguados recién hechos.