Las Castañas. Color, olor, sabor… ¿y qué más?

Table of Contents

Las castañas

Alto aporte energético

Ricas en nutrientes

Durante mucho tiempo las castañas fueron un alimento básico en la dieta diaria de muchas regiones españolas, traduciéndose en festividades otoñales que tenían como protagonista a este sabroso fruto.

Actualmente estas tradiciones festivas se siguen celebrando en algunas zonas gallegas (mangosto), asturianas (maguestu), vascas (kastañarre-eguna), catalanas (casnyada) y portuguesas (magustos), saliendo a principios de noviembre al campo para asar castañas.

Junto al delicioso sabor de la castaña está su contribución nutritiva debida fundamentalmente a su gran proporción de carbohidratos, pero con bajo contenido en grasas. Se recomienda incluirla en la dieta de niños, estudiantes, deportistas, etc. porque les proporciona un alto aporte energético.

Sus aplicaciones terapéuticas aprovechan los abundantes taninos que presentan las hojas, los amentos o racimos de flores, la cáscara del fruto y la corteza. Se utilizan preferentemente la corteza o las hojas, en forma de infusión, para tratar las diarreas, y también para aliviar la faringitis. Por su riqueza en taninos se empleó antiguamente la corteza en el curtido del cuero.

bizcocho-castañas

Deliciosas en el paladar

Crudas, asadas, hervidas, molidas, desecadas (pilongas)+, tostadas, muchas son las maneras de preparar las castañas. Serán el acompañamiento perfecto de carnes, cuando se sirven en forma de puré, o el ingrediente básico de sopas, cremas o pasteles, sin olvidar el gran capricho que resulta al convertirlas en «Marrón Glacé».

Estamos en época de castañas. No se te olvide incluirlas en tu menú, y si te atreves prepara sabrosas recetas, incluyéndolas como ingrediente protagonista.

Votación: Visitas totales:
20