Hígado encebollado: Receta fácil y rápida

higado encebollado

Table of Contents

El hígado encebollado es una receta que a través de la historia, se considera sumamente nutritiva y beneficiosa. Es sencillo y práctico de elaborar, contando con básicamente dos ingredientes principales: hígado y cebolla. Cabe destacar que es muy consumido en países de Europa Central.

Su origen proviene del año 1270, donde en las plazas de Pola de Siero (Asturias, España) se vendían los sesos, hígado y otras menudencias principalmente fritas con bastante ajo, perejil y cebolla. El sabor del hígado es fuerte y con una textura bastante característica.

Por todo lo anteriormente mencionado, en el siguiente artículo hablaremos de cómo elaborar de forma fácil y rápida un delicioso hígado encebollado para sorprender a nuestros amigos y familiares.

¿Qué necesitas para preparar hígado encebollado de manera fácil?

Para la elaboración del hígado encebollado, necesitamos una lista de ingredientes frescos y de calidad que nos permitan obtener el resultado que deseamos. Mencionamos a continuación los más importantes:

  • Hígado de res: Este ingrediente es el protagonista de esta deliciosa receta, se recomienda que esté fresco y en óptimas condiciones para poder aprovechar su sabor y textura.
  • Cebolla: Esta hortaliza es una de las más utilizadas gracias a sus propiedades y característico sabor, aporta además una gran cantidad de micronutrientes y antioxidantes.
  • Sal: La sal es un mineral que tiene la capacidad de resaltar los sabores de los elementos de la receta. Se recomienda utilizar en cantidades reguladas, para evitar consecuencias en la salud del consumidor. 
  • Aceite vegetal: El aceite vegetal es un ingrediente que se utiliza para freír nuestros ingredientes y cocinarlos adecuadamente. Debe estar en óptimas condiciones.
  • Comino: El comino es un condimento que aporta un sabor y aroma bastante característico. Debe estar fresco para aprovecharlo al máximo, preferiblemente recién tostado y molido.
higado encebollado

HÍGADO ENCEBOLLADO

Tiempo de preparación 40 minutos
Tiempo total 40 minutos
Plato Higado de ternera
Cocina Europa
Raciones 5 comensales

Ingredientes
  

  • ½ kg de bistec de hígado de res
  • 3 cebollas grandes
  • 1 rama de cilantro
  • Salsa inglesa al gusto
  • Aceite vegetal
  • 1 cda pequeña de comino en polvo
  • Sal y pimienta al gusto

Elaboración paso a paso
 

  • El primer paso que debemos realizar para comenzar a preparar el hígado encebollado, es limpiar adecuadamente nuestros bistecs y retirar la grasa que puedan tener.
  • Los lavamos con abundante agua y secamos para posteriormente sazonar con sal y pimienta.
  • Calentamos el aceite en nuestra sartén y cortamos la cebolla en julianas mientras tanto. Cuando el aceite esté caliente añadimos los bistecs y sofreímos hasta sellar de cada lado.
  • Bajamos el fuego y añadimos las cebollas, cocinamos hasta que se transparenten y en ese momento le agregamos el cilantro bien cortado, la salsa inglesa y el comino.
  • Mezclamos todo y dejamos cocinar por aproximadamente cinco minutos.
  • Lo probamos para rectificar la sal y listo, podemos apagar y servir nuestro delicioso hígado encebollado.
Keyword hígado, higado encebollado

Tips para hacer el mejor hígado encebollado

Para elaborar el mejor hígado encebollado, existen algunos tips y consejos que podemos tener en cuenta en el proceso. Mencionamos a continuación los más importantes:

  • Utilizar ingredientes frescos y de calidad permitirá obtener mejores resultados, prolongar el tiempo de vida útil del producto y cuidar la salud de los consumidores.
  • Sazonar los bistecs de hígado de res con tiempo de anticipación, permitirá que obtengan un mejor sabor al momento de cocinarlos y servirlos. Incluso podemos añadir otras especias, condimentos y ajo.
  • Respetar los tiempos de cocción permitirá obtener el resultado que deseamos, con la textura adecuada para disfrutar el hígado encebollado debidamente.
  • Es importante limpiar bien y cocinar correctamente los hígados en esta receta, para evitar trastornos gastrointestinales o texturas no deseadas.
  • Esta receta es sumamente versátil, por lo que podemos combinarla con arroz, pasta, ensaladas frescas y cocidas. Todo dependerá del gusto del consumidor.

Variaciones de la receta del hígado encebollado

Toda receta tiene posibles variaciones, que permiten sustituir ingredientes o añadir otros para aportar sabor. Mencionamos a continuación algunas opciones que podemos tener en cuenta, para no dejar de hacer el hígado encebollado:

  • Cortar en cuadros: Si queremos que la cocción sea más pareja, segura y rápida, podemos optar por cortar los hígados en tiras o cuadritos pequeños. Los aderezamos y dejamos reposar un buen rato también.
  • Leche de vaca: Si queremos reducir el riesgo de que nuestro hígado encebollado quede amargo, podemos dejarlo remojando en leche de vaca por aproximadamente 1 hora. Después retiramos y cocinamos.
  • Pimientos: Si queremos añadir más sabor y nutrientes a nuestra receta, podemos optar por añadir pimientos. Los adicionamos con la cebolla y dejamos dorar un poco.
  • Especias: El hígado es una pieza con un sabor bastante característico, pero parecido a un corte de carne normal. Podemos utilizar una amplia cantidad de condimentos (orégano, paprika, curry, entre otros) que dependen del gusto del consumidor.
  • Soya: Si no tenemos disponibilidad de salsa inglesa, podemos optar por sustituir con salsa de soya. Tiene un sabor más fuerte, pero con un resultado bastante parecido.

Tipos de hígado encebollado

Partiendo de todas las posibles variaciones que se pueden aplicar a la receta del hígado encebollado, nacen otras totalmente nuevas e independientes que también podemos probar. Mencionamos varias a continuación:

  • Hígado encebollado al Jerez: Para la elaboración de esta receta la principal variación es la adición de vino de Jerez. Se agrega después de cocinar la cebolla y añadir el hígado, para que el sabor sea más notorio.
  • Hígado encebollado con cilantro: Para esta deliciosa receta utilizamos harina de trigo para enharinar nuestro bistec y posteriormente cocinar. Se añade el cilantro entre los últimos pasos, para aprovechar más el aroma y sabor.
  • Hígado de cordero encebollado: En este caso se utiliza hígado de cordero, caldo de carne, aceite de oliva y cebolla. Se cocina primero la cebolla y posteriormente se agregan el resto de los ingredientes.
  • Kammuneya-Hígado de ternera con comino: Para esta receta la cebolla se utiliza rallada, se añaden ajos, zumo de tomate fresco, aceite, sal, pimienta y comino. Se obtiene un delicioso resultado parecido a un guiso.
  • Hígado a la inglesa: Esta receta, como su nombre lo indica, es proveniente de Inglaterra. Se utiliza aceite, aceite, cebolla, salsa inglesa, harina para sellar los bistecs, sal y pimienta para sazonar.
  • Hígado a la veneciana: Por otro lado esta receta proviene de Venecia como su nombre lo indica. Cuenta con ingredientes sencillos y prácticos como hígado, aceite y cebolla. 
  • Hígado al coñac: En esta receta los bistecs de hígado son también enharinados, se añade sal, cebolla, aceite y coñac al momento de cocinar. Se obtiene un delicioso resultado con un sabor bastante característico.
  • Hígado asado: Para esta receta se pueden utilizar hígados de res o de cordero, se añade limón, cebolla, sal, pimienta y especias al gusto del consumidor. El resultado es delicioso.
  • Hígado de pollo al Jerez: Esta receta es elaborada con hígados de pollo que se fríen hasta cambiar de color,  posteriormente se les adiciona Jerez y orégano. Se dejan cocinar por un corto tiempo y posteriormente se sirven.

Refrigeración y almacenaje del hígado encebollado

Para la refrigeración y almacenamiento del hígado encebollado, es importante tener en cuenta algunos factores y consejos que nos permitirán preservar el sabor y la calidad. Mencionamos algunos a continuación:

  • Para almacenar: Para almacenar el hígado encebollado debemos utilizar envases de vidrio bien sellados, para evitar la contaminación de olores y sabores. Debe estar en condiciones de refrigeración debido a su naturaleza (de 3° a 5°C). Se puede almacenar por al menos 48 horas y preservarse en condiciones óptimas.
  • Para refrigerar: SI queremos prolongar el tiempo de vida útil del hígado encebollado, podemos optar por congelar (-18°C) en envases o bolsas de plástico bien selladas. Se recomienda congelar el hígado sin estar cocido, para poder consumir fresco y aprovechar mejor los sabores y texturas.

Si quieres disfrutar de otros deliciosos platos, acá te compartimos algunas recetas fáciles y rápidas que te encantarán:

También te pueden interesar