GUISO DE OLLA PODRIDA TÍPICO BURGALÉS

Table of Contents

GUISO DE OLLA PODRIDA TÍPICO BURGALÉS

Guiso de olla podrida típico burgalés. Alimento Base: Carnes, Dentro de una olla de gran tamaño y de ancha base, se colocan la carne de vaca, la ternera, el cordero, la morcilla, el jamón, el tocino, la gallina, el pato, la perdiz, el seso (media...
Tiempo de preparación 1 h 50 min
Tiempo total 1 h 50 min
Plato Carnes
Cocina España
Raciones 10 comensales

Ingredientes
  

  • 500 gr. de carne de morcillo
  • 250 gr. de ternera
  • 250 gr. de pierna de cordero
  • 200 gr. de morcilla
  • 200 gr. de jamón
  • 100 gr. de tocino fresco
  • 1/2 gallina
  • 1/2 pato
  • 12 perdiz
  • 1/2 seso de ternera
  • 100 gr. de higadillos de ave
  • 1/4 kg. de garbanzos
  • 50 gr. de arroz
  • 50 gr. de lentejas
  • 1/4 kg. de repollo
  • 1 manojo pequeño de puerros
  • 1 nabo
  • 6 zanahorias pequeñas
  • 1 cebolla
  • 1 apio
  • 100 gr. de tomate
  • 100 gr. de pan
  • Azafrán
  • Clavo
  • Sal

Elaboración paso a paso
 

  • Dentro de una olla de gran tamaño y de ancha base, se colocan la carne de vaca, la ternera, el cordero, la morcilla, el jamón, el tocino, la gallina, el pato, la perdiz, el seso (media hora antes de servir el conjunto), los higadillos y las mollejas, los puerros, el nabo, las zanahorias (peladas), la cebolla con dos clavos de especia clavados, el apio y un poco de azafrán.
  • Se cubre todo con agua y se pone en el fuego, espumándolo debidamente. Cuando comienza a hervir se le añade un poco de sal y los garbanzos que se habrán tenido en remojo desde la noche anterior.
  • Se deja cocer despacio y dos horas antes de servirse se añade el repollo, lavado y hervido durante 10 minutos en otra cacerola.
  • Tradicionalmente, este plato se acompañaba de dos purés espesos, uno de arroz y otro de lentejas, que se cocían en una especie de bolas de tela metálica dispuestas para abrirse por el centro. Ambos purés se reservan por separado. La costumbre, que perdura en algunos lugares, es la de servir en primer lugar, una sopa con rebanadas de pan tostado y caldo de la olla, a la que se la añadían unas hojas de repollo picadas. Después se servía el resto de los componentes, formando diversos platos.