Guayabas

Table of Contents

Guayaba: Fruta de otoño-invierno. Psidium guajaba L. Es un fruto pequeño, de tamaño similar a una ciruela, de aspecto sencillo, forma ovalada y color amarillento al madurar. Su pulpa es blanco-amarillenta. De textura esponjosa, la carne está salpicada de numerosas semillas pequeñas, íncomodas cuando se consume el fruto por primera vez.

Tiene un sabor muy dulce, ligeramente ácido y punzante. Es muy aromático cuando esta maduro, con sugestivo y penetrante perfume.

Aunque puede consumirse fresca, su verdadero campo está en la elaboración de conservas, dulces y pasteles, y sobre todo para la preparación de la famosa jalea o “pasta de guayaba”, similar a la carne de membrillo. Tambien se utiliza para la elaboración de un orujo, llamado “licor de guayaba”.

Se deben seleccionar aquellos ejemplares de color verde amarillento que aún no estén del todo maduros, pero que ya hayan comenzado a perder su firmeza. Se la vende también enlatada, en almíbar, en rodajas, lo que permite disponer de ella durante todo el año.

La guayaba verde se deja a temperatura ambiente (20ºC) hasta que madure, momento en el que esta fruta adquiere un color amarillo y cede ligeramente a la presión con el dedo. Además, también se sabe que está lista para su consumo por el intenso aroma que desprende.

Una vez que ha alcanzado su punto de sazón, se recomienda consumirla cuanto antes o conservarla a una temperatura de unos 8ºC (en la parte menos fría de la nevera).

guayaba

Su aporte de fibra es elevado por lo que posee un suave efecto laxante y previene o reduce el riesgo de ciertas alteraciones y enfermedades.

Su componente mayoritario es el agua. Es de bajo valor calórico, por su escaso aporte de hidratos de carbono y menor aún de proteínas y grasas. Destaca su contenido en vitamina C; concentra unas siete veces más que la naranja. Aporta en menor medida otras vitaminas del grupo B (sobre todo niacina o B3, necesaria para el aprovechamiento de los principios inmediatos, hidratos de carbono, grasas y proteínas).

Si la pulpa es anaranjada, es más rica en provitamina A (carotenos). Respecto a los minerales, destaca su aporte de potasio. La vitamina C interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones.

Los frutos muy maduros pierden vitamina C. La provitamina A o beta-caroteno se transforma en vitamina A en nuestro organismo conforme éste lo necesita. Dicha vitamina es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico. Ambas vitaminas, cumplen además una función antioxidante. El potasio, es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.