COCHINILLO ASADO BEJARANO

Table of Contents

COCHINILLO ASADO BEJARANO

Cochinillo asado bejarano. Alimento Base: Cerdo, El cochino debe quedar abierto en canal pero sin llegar a separarse, como si le hubiera pasado un camión por encima. Un truco para recuperar un cochinillo un poco viejo es sumergirlo en agua helada...
Tiempo de preparación 2 h 40 min
Tiempo total 2 h 40 min
Plato Cerdo
Cocina Béjar
Raciones 4 comensales

Ingredientes
  

  • 1 cochinillo de unos 5 kilos medio partido en canal, operación que pediremos al carnicero que nos haga por amor de dios!
  • 1 pizca de manteca de cerdo
  • 1 pizca de sal fina y gorda
  • 2 vasos grandes de agua

Elaboración paso a paso
 

  • El cochino debe quedar abierto en canal pero sin llegar a separarse, como si le hubiera pasado un camión por encima.
  • Un truco para recuperar un cochinillo un poco viejo es sumergirlo en agua helada 1 hora y seguidamente escurrirlo y secarlo, para asarlo como explicamos a continuación.
  • Lo colocamos en una bandeja de horno, alegremente sazonado con sal gorda y untado con una pizca de manteca de cerdo, apoyado con la piel sobre unas astillas de madera que cubran el fondo, para que al darle la vuelta, la piel no quede pegada en la bandeja.
  • Añadimos agua como para que queden justo cubiertas las astillas y lo introducimos a un horno caliente a 170°C durante 90 minutos, hasta que veamos que las costillas han cogido color y crujen al tocarlas.
  • Damos la vuelta al cochinillo, agarrándolo por el morro para que la piel no se parta y pinchamos con un tenedor por toda la piel y cabeza para que suelte el jugo, el agua y la grasa que pueda contener, esto se hace para que al soltar el agua y el jugo, la corteza al seguir asándose quede crujiente.
  • Sazonamos de nuevo la parte de la piel, esta vez con sal fina y añadimos más agua si vemos que el fondo queda seco.
  • Introducimos de nuevo al horno, a la misma temperatura durante una hora más.
  • Pasado este tiempo, sacamos el cochino del horno, y con una brocha lo untamos de aceite de oliva o manteca, metiéndolo de nuevo al horno que habremos subido hasta los 220°C, hasta que la piel quede tostada y crujiente.
  • Si viéramos que alguna parte del cochino se tuesta demasiado al subir la temperatura -orejas, rabo o patas-, las cubrimos con papel de aluminio.
  • Servirlo recién sacado del horno, con la costra de piel bien tostada, con una ensalada verde, patatas fritas y mucho vino tinto.