Buscador Arecetas


Se puede engañar al paladar comiendo sano

Lorena Castillo, gastrónoma higienista

Siempre le interesó el deporte y la alimentación sana. Por ello, cuando supo de esta corriente, la conoció y la adoptó como filosofía de vida. A ello se suma que siempre tuvo habilidad para la cocina, lo que hoy la ayudado no sólo a tener una alimentación diaria sana y entretenida, sino que le soluciona el problema de la dieta higienista a mucha gente que se somete a terapia proactiva.

—Hace trece años en busca de cursos de medicina alternativa conocí el higienismo y me gustó tanto su esencia que quise ahondar más en ella. A diferencia de mucha gente que sigue esta terapia por salud, para mí fue fácil seguirla. Como profesora de educación física y naturista, sabía mucho del tema. Además, me fue sencillo aprender el juego de las compatibilidades alimenticias —cuenta.

Aprendió que con el higienismo se nutre, a diferencia del vegetarianismo o naturismo, en los que, afirma, hay mucha desnutrición.

—Por lo general, en esas corrientes se hacen muy malas mezclas alimenticias, lo que genera, por ejemplo, muchos resfríos, por decir lo menos. La gente quizás se asusta un poco porque el higienismo es un poquito más drástico en sus principios —explica.

Desde antes su hobby era la cocina, por ello cuando descubrió las compatibilidades se transformó en una chef higienista. Hoy sus platos van desde galletas hasta tortas, y trabaja, según ella, la cara linda del higienismo, ya que con sus manos lo hace festivo, agradable.

—Quienes prueban mi comida se dan cuenta de que es rica, que se puede sanar comiendo. La diferencia la hacen las mezclas. Lo curioso es que me hice higienista pensando en estar bien conmigo y mi cuerpo. Pero después me di cuenta de que muchas personas sufrían alteraciones de salud, sobre todo niños, porque comían muy mal, y empecé a enseñar cocina higienista, pero sólo por entretención. Hasta que llegó un punto en que me pedían que hiciera clases, y aquí estoy enseñando —explica.

Lorena cuenta que desde su experiencia la alimentación higienista la mantiene más activa, ya que la alimentación ciento por ciento natural le permite andar descansada, estar en forma y no enfermarse. Además, la posibilidad de enseñarle a la gente un estilo de vida a través de la cocina es algo que la llena de satisfacción.

—Por lo general, la gente que se dedica al sistema natural lo hace porque está enferma, porque quiere bajar de peso o porque le han dicho que es bueno, pero no porque es rico. Por eso trato de que esto se transforme en entretenido —dice

Su especialidad es la torta integral que hace con yogur, miel y manzana.

—La gracia es que el sistema natural no tiene límites, no tienes nada que echar de menos. De hecho, he emprendido a hacer albóndigas de papa y betarragas. Con este plato ocurre un fenómeno tan especial en el horno, que ambos alimentos cambian sus tonalidades y, además de quedar crocantes, se transforman en un café rojizo muy similar al de una hamburguesa. Pero al probarlo te encuentras con la sorpresa de que no es carne y tiene un sabor agradable —dice Lorena.

O sea, se puede engañar el paladar comiendo sano.

—La papa se puede acompañar con la betarraga o la acelga, por ejemplo. Pero están absolutamente prohibidos la papa con el zapallo amarillo, el arroz o las harinas. Lo que más llama la atención de esta alimentación es que no tiene sal ni aceite. Pero hasta papas fritas hago, y si las prueban tienen el mismo sabor. La sal la reemplazo con ajo, orégano y hierbas, pero las corto igual. Para eso trato también de ocupar papa orgánica, que tiene aun más sabor y todo se cocina en el horno.

 

También te puede interesar:



Secciones


Blog | Anúnciese en Arecetas | Mapa Web | Contactar | Información legal | Política de Cookies

Arecetas 2002 - Síguenos en: facebook twitter blogger
Nuestros portales: Arecetas.com | Tnrelaciones.com | Publiboda.com | Ablysex.com