RECETAS Y COCINA


DIETAS SEGÚN LA EDAD

Niños

En los primeros años de vida el ritmo de crecimiento es muy fuerte y las necesidades de nutrientes también lo son. Cualquier carencia puede provocar enfermedades.

Las recomendaciones son tomar alimentos de cada grupo de nutrientes, controlar la ingesta de grasas provocadas por el consumo excesivo de bollería que eleva la cifra de colesterol entre los escolares.

Las cantidades diarias recomendadas son:

    * De dos a cuatro vasos de leche y derivados.
    * Tres huevos a la semana, una ración de carne y otra de pescado.
    * De una a tres raciones de pan al día.
    * Una o dos raciones de arroz o pasta diaria.
    * De dos a cuatro piezas de fruta por día.
    * De tres a cinco raciones de verdura y hortalizas.

Hay que tener en cuenta que es en esta edad cuando se empiezan a crear los hábitos alimentarios y que si desde los primeros años de vida se empieza a tomar una dieta equilibrada, lo más fácil es que después se cumplan todas las normas de una dieta sana.En la actualidad se está observando un cambio en la alimentación de los escolares de los países desarrollados. Este cambio consiste en un aumento del consumo de grasas y una disminución en la ingesta de hidratos de carbono y de fibra, debido al bajo consumo de cereales, verduras y fruta.

alimentacion

Adolescentes

La adolescencia es la etapa que marca el paso de la niñez a la vida adulta, es un proceso que ocurre en lapsos variables de tiempo y se caracteriza por cambios en la forma, en el tamaño, las proporciones y el funcionamiento del organismo. Se inicia, transcurre y termina en forma diferente en los distintos sexos y grupos humanos e incluso hay variaciones en el mismo grupo y sexo. En la mujer se inicia aproximadamente a los 10 años y en el hombre a los 12, para terminar ambos alrededor de los 18 años.

Todos estos cambios se encuentran relacionados directamente con la nutrición, debido a que una alimentación recomendable (adecuada, suficiente, equilibrada, higiénica, variada, accesible), dará como resultado en la mayoría de los casos un individuo adulto sano. Pero el proceso no es tan simple, ya que es necesario tomar en cuenta las modificaciones psicológicas y sociales que ocurren durante la adolescencia, las cuales tampoco son fáciles como por ejemplo aceptar los cambios morfológicos, buscar un nuevo concepto del yo y una identidad, encontrar un nuevo significado a la existencia y desarrollar su impulso de autoafirmación estimulado por su necesidad de autonomía. Todo lo anterior hace que el adolescente sea desde un punto de vista de mercadotecnia un consumidor potencial, al cual se le fabrica ropa, música, vehículos, alimentos, y una larga lista de las supuestas "necesidades del joven", que realmente lo que más debería preocupar a los padres son tanto sus "necesidades afectivas, como nutricias".

Los alimentos dan una identidad al joven, lo que le permite formar parte de un grupo, llevando a adoptar con facilidad dietas vegetarianas, naturistas, etc. En ocasiones la comida sirve para canalizar la angustia y la no adaptación, adquiriéndose hábitos de no comer (provocando desnutrición) o comer por compulsión (produciendo obesidad).

Por lo anterior el apoyo y la orientación alimentaria en materia de nutrición es difícil a estas edades, por lo que se requiere dar a los jóvenes una explicación accesible sobre los fundamentos de una dieta recomendable a fin d que entiendan su importancia. Desde el punto de vista práctico, el estado de nutrición de refleja en los indicadores clínicos y en el estado de salud. Lo más importante es tomar en cuenta la evolución de cada persona; por ejemplo, tomar el peso y la talla a un joven a los 12 años y seis meses, y evaluar cuánto tendrá o tiene de incrementos después de un tiempo. Asimismo se deberá constatar cómo evolucionan los caracteres sexuales y si ha cambiado la distribución de la grasa en el cuerpo.

En promedio las necesidades energéticas se calculan entre 2 mil 750 kilocalorías en los hombres y 2 mil 200 en las mujeres, con 1.13 gramos de proteína por kilogramo de peso para los primeros y 1.00 gramos para las segundas. Se sabe también que en esta etapa aumentan las necesidades por el crecimiento de hierro (hígado, riñones, yema de huevo, carnes, frijoles, verduras de hoja verde), vitamina A (leche, vísceras, frutas y verduras amarillas), vitamina D (exposición al sol), vitamina C (cítricos), ácido fólico (vegetales de hoja, leguminosas verdes, hígado) y de calcio (leche y derivados, tortilla, frijol, avena).

De manera general, el adolescente deberá:
1.- Planificar su alimentación tomando en cuenta para el desayuno, comida y cena, alimentos de los tres grupos (variando alimentos dentro de cada grupo): 1) Los que proporcionan principalmente proteínas: leguminosas, leche, carne, pescado, huevo y queso, 2) los que proporcionan vitaminas y nutrimentos inorgánicos (minerales): frutas y verduras, 3) los que proporcionan energía: cereales y tubérculos, incluyendo en este grupo también las grasas.
2.- Realizar los tres alimentos: desayuno, comida y cena, y a veces se pueden realizar pequeñas colaciones según el apetito.
3.- Procurar los alimentos naturales.
4.- Ejercicio.
5.- Si es necesario hacer un ajuste en la alimentación, recurrir al médico para una orientación, evitando dietas que por sí mismas puedan poner en peligro el crecimiento y estado de salud del adolescente.

dietas

Embarazadas

Durante el embarazo se producen una serie de cambios en la mujer para los cuales necesita adaptar su alimentación y que ésta cubra todas sus nuevas necesidades. El más llamativo de estos cambios es la ganancia de peso, unos 12-14kg.

El metabolismo basal se reduce, el volumen sanguíneo se expande en un 50% por lo que disminuyen los niveles de hemoglobina y de albúmina. La tensión arterial disminuye debido a una vasodilatación y se necesita mayor cantidad de oxígeno. Las necesidades de nutrientes en el embarazo deben ser consideradas por el ginecólogo para cada mujer.

Teniendo esto presente podemos hablar sobre cada nutriente y su aportanción concreta. Al ser la glucosa una sustancia que atraviesa con muchas facilidad la placenta, se producen con mucha frecuencia hipoglucemias. Esto se puede evitar con una adecuada distribución de los alimentos ricos en hidratos de carbono a lo largo del día.

La necesidad de lípidos es mayor en la primera mitad del embarazo en la que también hay una mayor tendencia a su consumo, esto se explica porque son necesarios para la formación de las membranas celulares en el feto.

También se requiere un aporte adicional de proteínas pues son necesarias para el desarrollo del feto, de la placenta, para el aumento del volumen sanguíneo y el crecimiento de algunas estructuras. Este aporte se consigue con una ración de carne más diaria.

Al igual que en la adolescencia, el aporte de hierro, calcio y zinc debe ser mayor. En cuanto a las vitaminas, las más importantes son la A (para el desarrollo fetal), la D (esencial para el metabolismo del calcio), la K (relacionada con los problemas hemorrágicos del feto), la B1, B2, B6 y el ácido fólico. Con ésta se ha detectado niveles muy bajos en el embarazo por lo que pueden ser cubiertos con una ingesta adicional de 200-300 microgramos por día.

En aquellos casos en que la futura mamá tenga sobrepeso, deberá limitar el consumo de alimentos calóricos tales como dulces, azúcares y grasas. Es aquí, entonces, donde habrá que complementar la dieta con un buen ingreso de proteínas, fundamentalmente con la ingesta de carnes, yogur, leche, queso y huevos que el nutrólogo indicará.

Es fundamental que en toda alimentación estén presentes estos cinco grupos de alimentos:
- Lacteos,
- Carnes rojas, pollo, pescado y huevos,
- Cereales y derivados,
- Frutas y
- Hortalizas

Persona Mayores

La dieta en las personas mayores es diferente a lo habitual debido a diferentes condicionantes que obligan a personalizar la misma en cuanto a características (cualidad) y necesidades (cantidad).

Por cuestiones de edad en casi todos las personas mayores existen problemas de movilidad del tracto digestivo, hay dificultades al tragar, se producen mayor cantidad de gases y un aumento del estreñimiento.
Las secreciones del estómago disminuyen y por ello la acidez es menor lo que retrasa la digestión y disminuye la absorción de vitaminas (B12).

Los problemas de la dentición y la disminución de la salivación condicionan una boca seca que obliga a modificar el tipo de alimentos para que se puedan ingerir y tragar fácilmente.

Es frecuente que existan condicionantes en la alimentación por la disminución en la agudeza visual, el gusto y el olfato. Esto puede condicionar una alimentación variada y equilibrada.

Las incapacidades físicas de hacer la compra o de cocinar es un factor muy importante a considerar en esta alimentación, ya que la cantidad se puede ver influenciada tan solo por esta variable.

La disminución de los ingresos personales produce una alteración en su compra de alimentos tanto en su calidad como en la cantidad de los mismos.

Los problemas psicológicos tal como el aislamiento social y la existencia de una depresión, condicionan frecuentemente una anorexia o falta de ganas de comer.

Otros problemas son orgánicos tal como puede ser la presencia de una diabetes, la hipertensión, los problemas cardiacos, reumatismos, alteraciones hepáticas, el cáncer, o sin más la asociación de pequeños problemas todos ellos asociados producen desequilibrios alimentarios que en parte se debe a consejos médicos no bien elaborados.

Sin olvidar que los medicamentos que se utilizan para estas enfermedades dan problemas gástricos o intestinales además de interferir en ocasiones con la absorción de ciertos alimentos, vitaminas o proteínas.

La alimentación en las personas mayores debe de tener un contenido calórico suficiente entre 1900 y 2100 calorías al día. De estas debe haber un equilibrio entre proteínas, grasas e hidratos de carbono habituales en la alimentación. Además de contener suficiente aporte de vitaminas y calcio.

Controlar una suficiente cantidad de fibra, líquidos y como apoyo la exposición solar que produce la formación de vitamina D necesaria para la utilización del calcio de la dieta.

En los mayores con sobrepeso o colesterol es necesario el consumo de lácteos desnatados o semidesnatados.
El número de hipertensos es elevado, en estos casos el consumo de sal se disminuirá, así como las bebidas alcohólicas y excitantes.
Conviene tomar al menos dos litros de agua al día y vigilar esta ingesta, ya que el riesgo de deshidratación es mayor.
Si se realiza una dieta especial por padecer diabetes u otra enfermedad, es conveniente que esta dieta sea equilibrada y que asegure la toma de todos los nutrientes.

La información aquí contenida no intenta ser un substituto del CONSEJO MÉDICO PROFESIONAL, por lo que se recomienda al Usuario buscar siempre el consejo de su médico particular u otro profesional de la salud cualificado antes de comenzar cualquier nuevo tratamiento o ante cualquier inquietud relacionada a su salud o condición médica. Particularmente, el Usuario no debe descartar nunca el consejo médico profesional así obtenido por alguna información que hubiera podido hallar en este Sitio.

También te puede interesar:



Social







Secciones


Blog | Anúnciese en Arecetas | Mapa Web | Contactar | Información legal | Política de Cookies

Arecetas 2002 - 2014 El contenido de esta web está bajo licencia Creative Commons. Síguenos en: facebook twitter blogger